Se deben prevenir casos de Alzheimer en México; 800 mil personas lo padecen: UNAM

Se deben prevenir casos de Alzheimer en México; 800 mil personas lo padecen: UNAM

Este 21 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Alzheimer.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa incurable. Ocasiona la pérdida gradual de las capacidades de la memoria, el juicio y razonamiento. En el mundo se estima que 50 millones de personas la padecen, y en México la cifra es de aproximadamente 800 mil.

En nuestro país se deben tomar acciones para prevenir y/o retardar los casos, pues en los próximos años podrían aumentar debido al envejecimiento de la población, afirmaron Clorinda Arias Álvarez, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm), y Federico Bermúdez Rattoni, investigador emérito del Instituto de Fisiología Celular (IFC) de la UNAM.

Información relacionada: Especialistas de UNAM erradicarán cisticercosis en México En el Marco del Día Mundial del Alzheimer, que se conmemora este 21 de septiembre, Bermúdez Rattoni advirtió que “cada vez hay gente más longeva, lo que aumenta la probabilidad de adquirir esta enfermedad y, desgraciadamente, va a estar más vigente. Hay que prevenirla y una forma es la exposición a retos cognitivos”.

Con él coincidió Clorinda Arias Álvarez, quien expuso que de no tomarse medidas estaremos “ante una emergencia epidemiológica en los próximos años, pues la prevalencia de algún tipo de demencia a los 60 años es del cinco al 10 por ciento, pero a los 90 años se incrementa casi al 50 por ciento”.

Los universitarios resaltaron que en países avanzados se observa un estancamiento de los casos Alzheimer y/o retraso de su aparición, debido a diagnósticos tempranos, la promoción entre su población para ejercitar su cuerpo, activar su cerebro y llevar un estilo de vida saludable.

Bermúdez Rattoni, especialista en neurobiología de la memoria, señaló que “exponer a la gente a resolver retos cognitivos, como el aprendizaje de idiomas, de un instrumento musical, por ejemplo, es importante para retrasar la aparición de esta afección. Además, hacer ejercicios mentales no tiene efectos colaterales”.

Actualmente se estudia la relación entre obesidad y Alzheimer, pues la vida sedentaria, alimentación inadecuada, la obesidad y el síndrome metabólico son factores que alteran el metabolismo general de la persona, así como el cerebral, subrayó.

Arias Álvarez, investigadora del Departamento de Medicina Genómica y Toxicología Ambiental del IIBm, indicó que la mala salud cardiovascular, defectos en el riego sanguíneo, la hipertensión arterial, los infartos, la aterosclerosis, la diabetes y una vida social poco activa son factores de riesgo para el Alzheimer.

“Los ancianos que terminan solos tienen mayor riesgo para la depresión y el aislamiento, lo que hace que el cerebro se vaya apagando, que las conexiones sinápticas entre los grupos neuronales empiecen a debilitarse”, resaltó.

La especialista insistió en que nuestro país tiene tareas en diferentes campos: investigación básica para entender las causas de esta enfermedad y sus mecanismos, así como ayudar al desarrollo de fármacos y estrategias de prevención.

También se deben elaborar nuevas baterías diagnósticas, pues las que se tienen son costosas; formar geriatras, neuropsicólogos y demás personal especializado que atiendan a los pacientes y les permitan mejorar su calidad de vida.

El Alzheimer se divide en dos tipos: el familiar, que es hereditario, y el esporádico o adquirido. El primero se manifiesta alrededor de los 40 años y es muy poco frecuente, representa cerca del dos por ciento de los casos. En tanto, el esporádico se presenta a partir de los 60 o 65 años y es el más común, indicó Arias Álvarez.

Los signos que deben llamar la atención para llevar a una persona a una valoración médica son: que no reconozca caras familiares, que no sepa cómo regresar a su casa, que no encuentre su trabajo o vaya perdiendo vocabulario.

En tanto, Bermúdez Rattoni comentó que “cuando se descubrió esta enfermedad, se encontró que había placas de acumulación de la proteína beta amiloide en el cerebro, ahora sabemos que esas acumulaciones quizá no sean el reflejo de la patología.

“En estudios post mortem se han encontrado estas placas en personas que no tuvieron problemas de memoria ni ninguna degeneración. Al parecer las placas son protectoras de ese péptido que circula en el cerebro y tenemos que encontrar la manera de detectarlas. Se ha tratado de hallarlas en líquido cefalorraquídeo, pero requiere de técnicas costosas y complicadas”.

Hasta el momento el tratamiento consiste en la administración de fármacos que buscan retrasar la aparición de la deficiencia cognitiva, pero estudios han revelado que la patología sigue avanzando independientemente del tratamiento, agregó el especialista.

En algunos países como China e Inglaterra, indicó la investigadora del IIBm, existen estancias que ayudan a los pacientes a mantener su actividad cerebral con métodos estandarizados y que les permite mejorar su calidad de vida.

Bermúdez Rattoni y su equipo estudian los mecanismos por los cuales el Alzheimer hace que se pierda la memoria de reconocimiento, aquella que permite discernir lo novedoso de lo familiar.

“Encontramos que en los estadios iniciales de la enfermedad hay una disminución de la actividad dopaminérgica en la corteza y el hipocampo, que se ven afectadas por la acumulación de la beta amiloide y que además genera otras patologías como la fosforilación de otras proteínas, lo que provoca una degeneración de las fibras”, explicó.

“Cuando disminuye la dopamina hay una falta de reconocimiento de los estímulos novedosos, versus los familiares, lo que hace que el paciente se confunda y pierda el reconocimiento de lugares y caras”.

A su vez, Arias Álvarez trabaja en su laboratorio con modelos de neuronas que expresan algunos genes que hacen que se produzcan proteínas anormales en el cerebro. Ella y su equipo se interesan en distinguir cuáles proteínas se expresan durante el envejecimiento y cuáles se exacerban para llegar al Alzheimer.

“Nos enfocamos en factores de envejecimiento cerebral, y aquéllos que llevan a un envejecimiento patológico. Nos interesa saber cómo se comunican las neuronas y cómo pierden comunicación. Estudiamos de qué manera se pierden algunas sinapsis durante el envejecimiento natural, y cómo se pierden en modelos que sometemos a consumo de dietas altas en grasas saturadas”, concluyó.

 

Nota de: MVS Noticias

Jubilación sin crisis

Jubilación sin crisis

Jubilarse significa percibir un ingreso económico después de finalizar la vida laboral. Es una prestación que se ofrece tras haber cumplido diversos requisitos, entre ellos, ciertos años. El problema de este criterio es que asume que personas de la misma edad poseen capacidades, características, habilidades y competencias similares. Esto, por supuesto, es falso.

Por Christian Núñez, psicogerontólogo

Muchos adultos mayores son perfectamente capaces de continuar con sus actividades laborales. A pesar de ello, se enfrentan a cierto estigma si desean seguir trabajando.

Los empleos suelen ser ocupados por personas más jóvenes debido a la creencia de que serán más productivos y eficientes, pero una persona mayor puede contribuir con más experiencia práctica y mayor estabilidad emocional y laboral. Los adultos mayores pueden ser igualmente precisos que los jóvenes en sus actividades, pues compensan las debilidades físicas con sensatez y sentido común.

Emprendedores mayores

Una opción para hacer frente a la jubilación es emprender un negocio. Algunas personas mayores deciden que este momento es ideal porque les permite dedicarle tiempo y capitalizar la experiencia adquirida a lo largo de la vida. Cada vez es más común escuchar sobre emprendedores mayores que toman la iniciativa y combaten con esto los estereotipos negativos relacionados con la edad.

La jubilación como derecho

Idealmente, la jubilación debe ser un derecho y una decisión propia de la persona, pues la edad avanzada no es una limitante para continuar trabajando.

Aunque actualmente las mujeres ya están ampliamente incorporadas al mercado laboral, gran parte de las que hoy son adultas mayores tenían otros roles establecidos. Es bastante común que hayan pasado una parte importante de su vida dedicada a las actividades de crianza de los hijos y tareas del hogar, esto de ninguna manera significa que el proceso de jubilación de su pareja no les afecte: la jubilación se convierte en una época de reencuentro con su pareja.

Cambios y más cambios

El proceso de jubilación traerá cambios en la vida de hombres, mujeres y parejas, serán distintos para cada uno, pero siempre estarán latentes e incluso pueden generar cierta crisis. Las personas acostumbradas a pasar gran parte de su tiempo en el trabajo ahora enfrentarán el reto de ocupar adecuadamente su tiempo libre. Quienes se dedicaban al hogar ahora deberán compartir más tiempo en casa con su pareja, lo que implica limar asperezas y finalmente, enfrentar el reto del reencuentro, redescubriendo a su compañero(a) de vida.

Las oportunidades

La jubilación puede ser un momento para revivir deseos de otras épocas. Es un momento crucial para replantearse el propio proyecto de vida y resolver cuestiones como de qué forma quiero continuar viviendo y qué cosas me gustaría seguir haciendo.

Algunas personas pueden entrar en crisis con la jubilación, pues afecta directamente su autoestima y su rol social, esto a causa de haber limitado sus intereses únicamente al desarrollo laborar, sin haber pensado en otras actividades (culturales, recreativas, personales).

Una de las metas de los adultos mayores debería ser adaptarse al proceso de jubilación. Y para aligerar lo que puede convertirse en una crisis hay varias cosas que se pueden hacer:

1. Ejercitar todos los intereses.

Desarrollar actividades de la vida cotidiana que no estén relacionadas con la vida laboral permitirá recurrir a ellas en la jubilación. Los pasatiempos son un buen antídoto para evitar una crisis durante este proceso, pero estos son temporales: se necesita encontrar una actividad que dé sentido a la vida.

2. Checar el estado de salud.

La vejez no debe ser vista como sinónimo de enfermedad, sin embargo, es mejor no postergar la visita al médico, esto evita que limitaciones físicas provoquen una crisis durante la jubilación.

3. Poner atención a la situación emocional y psicológica.

La mayoría de las definiciones de envejecimiento exitoso toman en cuenta el aspecto psicológico, que puede entrar en crisis tras la jubilación. Aprender a manejar las pérdidas y evitar sentimientos de tristeza y depresión es indispensable para la salud mental.

4. Seguir aprendiendo nuevas cosas.

Nunca es tarde para aprender o para continuar estudiando. Además, estas actividades protegen contra el deterioro de las capacidades mentales y permiten mantener el contacto con personas de todas las edades.

www.chrisnunezpsicologo.com

Fuente: http://x2t.com/471466

Aparatos ortopédicos y equipos médicos: ¿rentarlos o comprarlos?

Aparatos ortopédicos y equipos médicos: ¿rentarlos o comprarlos?

Contenido-presentado-por-total-medic

¿Qué es más conveniente, rentar o comprar un aparato ortopédico? ¿Rentar o comprar un equipo médico? Muchas veces resulta mejor rentarlos, no sólo porque la economía familiar pueda atravesar momentos inciertos, sino porque es una decisión inteligente.

Total Medic team

Lamentablemente, un simple cálculo mensual de costo de renta vs. precio de compra de un aparato ortopédico o equipo médico para cuidado en casa no siempre es suficiente para decidir si rentarlo o comprarlo. Considera estos cinco factores antes de optar por una u otra opción:

1. ¿Por cuánto tiempo se usará?

Quizá este sea el factor más importante. Cuando se tiene una estimación del tiempo que se utilizará el aparato/equipo, el cálculo: ¿qué costo tiene el aparato? ¿Cuánto cuesta rentarlo por uno, dos, seis meses?

2. Devaluación.

Un factor que casi nunca se toma en cuenta cuando se adquiere un aparato/equipo es cuánto de ese costo se recupera en una reventa. Hay que considerar además las dificultades asociadas (anunciarlo, entregarlo, enviarlo, por ejemplo). Para darse una idea del posible valor de un aparato/equipo usado, puedes consultar sitios web como eBay o similares.

3. Mantenimiento y reparaciones.

Muchos contratos de renta de aparatos/equipos incluyen mantenimiento y reparación. Cuando adquieres uno, obviamente tú tienes la responsabilidad de cubrir estos costos. Una cama eléctrica, un scooter o un equipo médico para monitoreo podrían requerir mantenimiento, haciendo a un lado las consideraciones financieras, ¿qué tan conveniente es para una persona en etapa de recuperación que sus aparatos/equipos necesiten mantenimiento? Y más, ¿el servicio se proporciona en el hogar? ¿Se tiene que llevar al centro de servicio? Consulta los contratos de renta, quizá te convenga más no hacerte cargo de estos inconvenientes.

4. Frecuencia con la que se viaja o se sale de vacaciones.

¿La persona que utilizará el aparato/equipo permanecerá en el mismo lugar durante el periodo de uso? Trasportarlo puede ser todo un desafío en auto, o imposible en avión. Quizá sea una buena opción, si te moverás de sitio, recibirlo y entregarlo en cada lugar donde te encuentres.

5. Alto precio de contado vs. pagos mensuales bajos.

Independientemente de la gran cuestión de qué es lo más económico, la situación financiera de quien requerirá el aparato/equipo, o su familia, tiene que ser tomada en cuenta. Es decir, ¿les es posible cubrir el costo de contado, o les es más conveniente pagar un costo mensual más bajo?

Listo, ¡es hora de tomar la mejor decisión!

Visita nuestro catálogo en línea, conoce las promociones que tenemos para ti.

D.F. y zona metropolitana: (55) 5445 8231.

Sin costo para toda la república mexicana: 01 800 786 8256.

www.totalmedic.mx

 

 Fuente: http://x2t.com/471465